martes, 17 de junio de 2008

A cornadas con (o por) la vida...


A primera hora, mientras desayunaba, me quedé anonadada viendo a los enardecidos espectadores en Las Ventas, con un José Tomás (torero de Galapagar) que se desangraba, luciendo con sonrisa y garbo la tercera oreja de la corrida, como el más preciado galardón... Con muñeca, muslo y quien sabe que otra cosa más agujereada... Grotesco... Lo veo y se me paran los pelos...
A última hora de la tarde, llegó Helena... Verla en el hospi, sin cita previa, es ya un mal augurio... Desde el jueves el oxigeno no logra quitar el tono azulado de su piel... Sus pulmones se exprimen a ritmo de locomotora, dejándola frustradamente sedienta y con el cántaro vacío... Con palabras entrecortadas me cuenta de los exámenes, de la ilusión ante los resultados de la selectividad (que estuvo más jodida este año, que los anteriores), mostrándome el esmalte rosa con que pintó sus uñas... Sólo la veo tambalearse ante el hecho inminente de un nuevo ingreso, que un débil "Si ya me siento mejor" trata de detener a toda costa...
Caramba, si que son fuertes las cornadas de la vida... Disparadas sin clemencia/compasión/piedad... Ni Helena, ni Juan, ni Huicachi, ni ningún@ otr@ de mis valientes torerit@s, protaganizará titular alguno.... Pero se oye un "OLE" GRANDE (INMENSO) y de pie en cada corazón que está a su alrededor (entre ellos me incluyo, ¡Que suerte!)...

7 comentarios:

FeRReT ® dijo...

Yo no sé qué papel es el que cumplo yo en la vida...

La canción, es la que mejor entraba acá... la VeRSióN me encanta...

Clarice Baricco dijo...

A mi no me gusta la fiesta de toros.
Pero eso sì, siempre habrà otros gigantes.
Compartimos el gusto por Miguelito eh?

Abrazos linda.

Eva dijo...

La fiesta nacional no me gusta nada, aunque tengo que reconozcerle a José Tomás su grandeza en tal discutido arte; tiene una presencia especial en el ruedo, casi mágica. Pero comprendo que ese espectáculo chirría hasta el absurdo ante los pequeños dramas diarios que presencias.

Besos.

Pd: A mí también me gusta Miguel.

Angel dijo...

Unos intentando salvar su vida y otros arriesgándola, si es que el mundo no es justo.. Ninguna pena me dan sus cogidas por los toros a los toreros..

Shadow dijo...

Una vida lo que un sol vale ... una vida lo que un sol....

.... Canto contigo y Drexler....

Sepa que las extrañesas son correspondidas de igual ...

Besos Naty

Belén dijo...

Que blog mas fresco!

Me sigo pasando si?

Besicos

(s_gg) dijo...

Sí, ciertamente no todos los toreros se manchan los pies de arena.
Besos.